Los espectáculos hacen que, durante un tiempo, la gente deje de pensar en sus problemas, penas y trabajos. Han sido bálsamo en épocas de hambres, guerras, catástrofes, epidemias, dictaduras… Y desde antiguo, la publicidad y el diseño han sido los responsables del éxito o el fracaso de un espectáculo.

El Kursaal o Gran Teatro, el Capitolio, el Alcázar fueron los teatros que ofrecieron inolvidables veladas a los ilicitanos. Y los cines Ideal, Victoria, Central, Palacio del Cine, España, Altamira, Palafox, Gallarre, Paz, Monumental, Pomares de La Hoya, Monumental de Algoda… Y los toros. Sí, porque en Elche hubo plaza de toros.

Muchas cosas se paralizaron en Elche durante las malas épocas. Pero nunca, nunca jamás, dejaron de celebrarse espectáculos. Y la publicidad, con sus más primorosos diseños, fue la encargada de levantar el telón. En esta parte de la exposición observarás cómo era el resultado de estos diseños.