Las fiestas de cada ciudad se convirtieron en un elemento de cohesión e identidad para los habitantes nativos. Y con el nacimiento de la escritura, la propaganda comenzó a anunciar los festejos, pues exaltaban los hitos y los patrones del pueblo.

Con el tiempo, la propaganda de las fiestas se vería influenciada también por el fenómeno turístico, convirtiéndose en un producto de Citymarketing que “se vendía” al público foráneo.

En Elche esa “propaganda festiva” se ha centrado especialmente en El Misteri, La Festa d’Elx. Pero muchas otras fueron las fiestas que celebraron los ilicitanos… Descúbrelo en este espacio de la exposición.